En algunas situaciones podemos tener ciertos pensamientos que aparecen de forma involuntaria e intermitente en nuestra mente. En ocasiones estos pensamientos pueden ser muy desagradables y repetitivos llegando el punto de pensar en hacerte daño o hacerle daño a alguien más.

Este tipo de ideas tienden a generar muchísimo malestar, pero es importante resaltar que la misma naturaleza involuntaria de las apariciones de este tipo de pensamientos pueden generar sentimientos de culpabilidad del tipo ¨no deberías pensar así¨ que incrementan significativamente el malestar.

Lo más molesto de este tipo de pensamientos es lo frustrante que puede ser luchar contra ellos, ya que suelen aparecer en momentos muy inoportunos que pueden llegar incluso hasta el punto de anularnos como seres sociales, por preocupaciones que pueden incluso de carecer de todo sentido lógico. Imaginemos que estamos sentados tranquilos en el parque y de repente comienzas a sentir un pensamiento que te dice que deberías patear a la primera mascota que ves paseando con su dueño. Esto también puede ocurrir con la repentina idea de hacerle daño a nuestro jefe en el trabajo.

Por lo general el pensamiento intrusivo está estrechamente vinculado con la rumiación que se refiere a ese fenómeno psicológico presente cuando nos quedamos enganchados a una idea que nos produce estrés o ansiedad. Diversos estudios demuestran que es una respuesta adaptativa de nuestro organismo ante situaciones que nos están alterando de forma indirecta.

¿QUÉ HACER FRENTE AL PENSAMIENTO INTRUSIVO?

1 Identificar y realizar un análisis funcional de estos pensamientos:

Los pensamientos automáticos son en mucho caso el reflejo de nuestras creencias mas profundas, vale la pena revisarlas y llevarlas a su justa dimensión.

2 Entender que nosotros no somos estos pensamientos: 

Es importante comprender que estos pensamientos pueden producir respuestas evitativas que debemos disminuir gradualmente. Ya que solo afianza aún más la aparición de estos pensamientos. 

Una buena estrategia puede ser apartar un momento del día (una hora específica) para atender ese tipo de pensamientos y tratar de encontrar la relación que guardan con nuestra historia de vida.

3 Experimentos conductuales:

Darte cuenta de manera consciente que mientras más evitemos este tipo de pensamientos, más potente será la aparición de los mismos.

4 Restructuracion cognitiva:

Se trata de hacer el esfuerzo cognitivo de llegar a la conclusión de que este tipo de pensamientos no nos producen nada positivo y que no son ni objetivos, ni útiles.

5 Ejercicio de relajación 

Adoptar estrategias de relajación para disminuir la activación ocasionada por los pensamientos estresantes.

6 Exposición gradual 

Esto puede ayudarnos en procesos de desensibilización en casos asociados a temores irracionales o fobias. Consiste en disminuir los niveles de ansiedad ante pensamientos catastróficos por ejemplo el miedo a los aviones. 

7 Ir a terapia psicológica 

Siempre será útil contar con la ayuda y acompañamiento de un psicólogo certificado para tratar este tipos de pensamientos intrusivos y emprender el camino hacia el bienestar emocional

Habla con un terapeuta de Venezuela que entiende lo que estás viviendo y tu idiosincrasia.

Inicia tu sesion gratuita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *