Afrontémoslo es probable que en algún punto de nuestras vidas nos encontremos desarrollando labores que pueden no ser del todo gratificantes, esto puede tener su origen en múltiples razones, tanto internas (del trabajador) como externas (entorno o clima laboral).

Pocas cosas pueden ser tan molestas como el tener que lidiar con un trabajo que no te incomoda o que no te ofrece ningún tipo de motivación, esto puede tener como consecuencia una importante cantidad de malestar que puede ser desde problemas de insomnio, ansiedad hasta depresión.

A continuación describimos las 5 principales causas de la desmotivación laboral

1-Un bajo salario: Contrario a lo que muchas personas piensan el salario no es una fuente infinita de motivación. Estudios recientes demuestran que una vez alcanzado cierto nivel el salario deja de ser un elemento motivador y comienzan a entrar en juego otro tipo de incentivos. 

Pero si un empleado comienza a sentir que su salario no compensa el trabajo o esfuerzo que hace, no tardará en desmotivarse e irse de la empresa, ante la primera oportunidad de empleo que consiga.

2-Ausencia de plan de carrera: Si una vez ingresas a una empresa te comienzas a sentir estancado debido a la baja posibilidad de escalar en el organigrama de la compañia, seguramente comenzaras a acusar de fatiga, aburrimiento y desmotivación laboral.

Según la muy famosa pirámide de Maslow nos indica que la cima de las necesidades del ser humano se encuentra en la autorrealización, por lo que es importante incorporar dentro de la compañía objetivos  establecidos claramente, en cuanto a la posibilidad de poder progresar como profesional dentro de la compañía.

3-Falta de reconocimiento: Todas la personas por razones que obedecen a nuestra propia naturaleza humana, nos sentimos movilizados por el reconocimiento social, incluso en muchos casos se puede estar inconforme con el salario pero, si sientes que eres querido y apreciado dentro de un equipo de trabajo puedes seguir trabajando motivado por ese afecto que recibes.

Mientras que si percibes un buen salario, pero no te sientes considerado, tomado en cuenta o respetado por tus superiores o compañeros de departamento muy probablemente acabarás desmotivandote. Los buenos gerentes saben esto y se encargan de recordarle todo el tiempo a sus trabajadores la importancia que sus trabajos y opiniones tienen para la empresa.

4-Disonancia cognitiva: La realización de tareas o actividades que no están alineadas con tus valores pueden convertirse en fuentes de conflictos por ejemplo no estar de acuerdo con los juegos de azar y tener que trabajar en una casa de apuestas, ser vegetariano y tener que trabajar en una procesadora de alimentos cárnicos. 

Lo ideal es no aceptar en un primer momento esta clase de empleos que atacan de manera frontal tu sistema de creencias pero sabemos que en ocasiones la necesidad económica hace que las personas deban renunciar momentáneamente a esas creencias. 

5-Comunicación deficiente: Este suele ser un problema mucho más frecuente de lo que se cree y puede pasar por no tener las tareas definidas con suficiente claridad, hasta no poder contar con los canales regulares para poder informar determinadas situaciones que requieren atención inmediata. En toda empresa es muy importante poder contar con unos canales de comunicación suficientemente claros que permita mantener una retroalimentación directa.

Habla con un terapeuta de Venezuela que entiende lo que estás viviendo y tu idiosincrasia.

Inicia tu sesion gratuita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *