Algunas personas tienen una amplia capacidad de perdonar a quienes le han hecho daño e irónicamente les cuesta un montón poder perdonarse así mismo.

En ocasiones ni si quiera pueden perdonarse pequeños errores por lo que tienden a desvalorizarse frente a los demás, lo que les hace arrastrar un profundo malestar.

La culpa es un sentimiento humano de carácter adaptativo que nos permite la convivencia en sociedad, forma parte importante en el desarrollo evolutivo y los proceso de sociabilizacion temprana. Nos permite formarnos en cuanto a los valores éticos y morales para afinar el juicio sobre lo que está bien y está mal.

Sin embargo si no somos capaces de sobreponernos y corregir nuestros errores estamos frente a un potencial problema.

En este artículo repasaremos brevemente que función tiene la culpa y como podemos promover el autoperdon.

La culpa es parte fundamental del proceso de desarrollo de nuestra consciencia, es gracias a esta que podemos definir si nuestras motivaciones y acciones son las adecuadas o no, en otras palabras nos ayuda con el establecimiento de límites.

Según Erick Erickson la culpa se va desarrollando partir de los tres años de edad ayudándonos a adquirir un comportamiento acordé a las normas sociales. 

Cuando no se interioriza o adquiere adecuadamente este sentimiento pueden surgir problemas de sociabilizacion por ejemplo los sociopatas no sienten ningún tipo de remordimiento o culpa, lo cual le hace actuar según sus deseos sin tener la capacidad de reparar en el daño que hacen a otras personas.

Mientras que personas con mucho sentimiento de culpa pueden llegar a cuadros de depresión incluso intentos de autolesion, ya que, si no tenemos bien desarrolladas otras habilidades como el autoestima, la tolerancia a la frustración o la paciencia, podemos llegar a sentir una fuerte carga por hechos del pasado que nos impiden recobrar la estabilidad emocional.

Entendido esto debemos reconocer que nadie es perfecto, a lo largo de nuestra vida hemos cometido diferentes errores o faltas que suelen repetirse constantemente en nuestra mente, esto combinado con la memoria quien en ocasiones suele jugarnos en contra puede convertirse en una fuente de malestar.

¿COMO CULTIVAR EL AUTOPERDON?

1-Entendiendo que el autoperdon no significa nunca la justificación de nuestras malas acciones, significa reconocer nuestros errores afrontar el malestar que eso produce y darnos la oportunidad de tratar de avanzar hacia el futuro sin dolor. Esto es un proceso complejo que fácilmente puede durar años en sanar completamente.

2-RECONOCER LA VERDAD 

No podremos perdonarnos algo si no sabemos si es verdad, por lo tanto en este paso debemos aceptar nuestra responsabilidad en aquello en lo que callamos o hicimos mal. Sólo así tendremos la humildad y madurez necesaria para salir adelante.

3-ASUMIR LOS ERRORES

En muchas ocasiones lo más doloroso no es el error como tal, son las consecuencias que descencadenaron nuestros fallos lo que realmente producen malestar. Nadie se arrepiente de un error que trajo como consecuencia beneficios. Por lo tanto se requiere valentía para asumir las reacciones provocadas por nuestras acciones.

4-ENTENDER NUESTRAS EMOCIONES

Debemos tratar de mirar atrás para reconocer las emociones que sentíamos en el momento que nos equivocamos, preguntarnos qué emoción nos dominaba en el momento. 

Por lo general muchas decisiones negativas se toman en medio de una elevada carga emocional. La rabia, envidia, ansiedad, tristeza suelen ser protagonistas y hacernos actuar de manera distinta a como actuamos regularmente.

5-PERMITIRNOS SENTIR

La vida está compuesta por momentos buenos y malos, de igual forma nosotros podemos estar felices y otras veces tristes, la aceptación de nuestra imperfección nos abre el camino hacia la auto-compasión 

ESTRATEGIAS PARA PROMOVER LA AUTO-COMPASIÓN

1-PEDIR DISCULPAS

Suena lógico y lo es, disculparnos con las personas a las que nuestros errores pudieron hacerle daño es un primer paso importante para mejorar nuestra estabilidad emocional. 

Las disculpas deben ser sentidas, sinceras y sin expectativas, ya que de esta manera damos espacio para que la persona a la que lastimamos asimile nuestras disculpas y construya su propio camino hacia el autoperdon. 

Nuestras disculpas no pueden ser condicionadas, ni estar atadas a las respuestas de otros. Cada quien debe llevar su propio proceso de aceptación en su justa dimensión y tiempo.

2-HABLAR DE ELLO

La oportunidad de poder expresarnos y confiar aquello que nos abruma tiene el efecto inmediato de aliviarnos un poco. Compartir nuestras angustias (con personas que nos transmitan confianza y perdón)  puede ofrecernos otra perspectiva de la situación problemática. 

3-ESCRIBIR UNA CARTA DE DISCULPAS 

Está estrategia es ampliamente recomendada en aquellos casos donde nos sentimos mal por algo que no podemos reparar, sirve como comprobante de nuestra buena fé, podemos utilizarla en aquellos casos donde hemos roto cualquier lazo de comunicación o para aquellas personas a las que sentimos que hicimos daño pero que ya no están. 

Este ejercicio nos da la oportunidad de reconocer a profundidad nuestras emociones.

4-IR A TERAPIA

El psicoterapeuta tiene la capacidad de abordar aquello que somos incapaces de perdonar desde una perspectiva más neutral e imparcial, además de seleccionar las estrategias más adecuadas para cada situación.

Es una estrategia altamente recomendada 

Habla con un terapeuta de Venezuela que entiende lo que estás viviendo y tu idiosincrasia.

Inicia tu sesion gratuita

1 comentario en “Cómo perdonarnos a nosotros mismos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *